La dieta de la dopamina: Adelgaza con buen humor

  • por

Se trata de consumir alimentos que provoquen que el cerebro genere más cantidad del neurotransmisor conocido como dopamina.

Uno de los mayores problemas al comenzar una dieta es la tristeza que nos provoca olvidarnos de nuestros alimentos favoritos. Para unos es el chocolate y para otros ese croissant o cerveza de después del trabajo. La verdad es que todos tenemos algunos productos que son los que nos hacen sentirnos felices y a los que tenemos que renunciar cuando se trata de hacer dieta.

Porque, si comenzamos una dieta es porque nos sobran kilos. Ya sea del pasado verano o de varios años atras.  No obstante,  existe una dieta que asegura que no sólo nos hará perder el peso que nos sobra sino que además, nos promete que seremos felices. Se llama la dieta de la dopamina, aunque algunos ya la conocen con el nombre de la dieta feliz, y hay testimonios que dan credibilidad a su funcionamiento.

El chef británico Tom Kerridge, con estrella Michelin, es uno de los rostros famosos que avalan este tipo de alimentación. Asegura que perdió 70 kilos a lo largo de tres años siguiendo la dieta de la dopamina y ahora es una persona feliz. Incluso en los libros que ha escrito a lo largo de su vida ha hecho mención a la conocida como ‘dieta feliz’.

La dieta es muy sencilla: se trata de consumir alimentosque provoquen que el cerebro genere más cantidad del neurotransmisor conocido como dopamina. Así de fácil: comer alimentos ricos en dopamina sin tener que renunciar a grandes grupos de alimentos como hacen la mayoría de las dietas, ya sean las grasas, los carbohidratos, etc.

¿Y cuáles son los alimentos que ayudan al cerebro a generar más dopamina? Pués basicamente frutas, verduras y, sobre todo, las proteínas. Con esa combinación de alimentos se puede lograr el sueño de adelgazar y ser feliz.

El propio chef aconseja incorporar a nuestra dieta: alimentos de uso diario que son “héroes de la dopamina” como el yogurt, ternera, el pollo y el pavo.  Lo importante es que sean alimentos frescos, que no estén procesados, para que los nutrientes lleguen en perfecto estado a nuestro organismo.

A la hora de seguir la dieta de la dopamina sólo nos eliminan dos posibilidades: la primera, es el alcohol y la segunda son los carbohidratos en almidón como los cereales, las patatas y el arroz. Lo mejor, siempre que se pueda, tomarlos integrales.

Algunos estudios han establecido una relación entre el peso y la producción de dopamina, sugiriendo que comer alimentos con un exceso de azúcar o de grasa puede afectar a la liberación de dopamina en personas obesas. Esto podría provocar síntomas de depresión y ansiedad a la hora de comer en personas que ya tienen sobrepeso.

La dieta de la dopamina promete perder kilos y, además, ser felices. Frutas, verduras y proteínas deben formar la base de nuestra alimentación para que el aminoácido tirosina se convierta en dopamina en el interior de nuestro cuerpo. ¿Será la dieta milagrosa que todos habíamos estado esperando alguna vez para, por fin, ser felices mientras adelgazamos?

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *